Ser Bono No Es Fácil ¿Cierto Parce?
Ser Bono No Es Fácil ¿Cierto Parce?
Posted by

Ser Bono No Es Fácil ¿Cierto Parce?

Un Muchacho de Medellín juega a ser grande, es un “Niño Gigante” y como todos los jóvenes encuentra en los estruendosos sonidos del metal, un escape a su mundo folclórico.

-Es difícil progresar en este medio- se preguntaría al principio, pero lo suyo es un juego entre mamadera de gallo y poses que rozan con algo de seriedad musical; a lo mejor ese proyecto de Ekhymosis si tenga pies y cabeza y no sea una típica jugarreta de adolescentes llenos de hormonas.

En algún momento y no se sabe cómo, ese muchacho y sus amigos ya habían cruzado de los garajes a grandes multitudes; ya no era cuestión de sonidos mal hechos porque igual iban a ser escuchados por el guetto del barrio; ahora era algo en lo que el prestigio si importaba y porque no, conseguir una carrera musical.

En ese punto algo se quebró, porque al parecer sus compañeros sobraban y no por ser “una mierda” sino porque se es parte de una evolución personal y profesional; a lo mejor ellos se quedaron aferrados a sus raíces del garaje y eso tampoco es para recriminar… el quedarse tampoco es retroceder.

Y en otro momento más adelante (aquí habría que decir que sí sé cómo, pero reitero casi gritándolo ¿A que horas pasó todo esto?), ese muchacho defendía sus idioma natal en un estadio abarrotado de alemanes o quizás gringos aterrados con un sonsonete indescifrable, no sólo por la lengua, sino el de los repetitivos 3 acordes de Juan Esteban (Juanes pa´ los amigos , papa!!!)).

Si lo notó; entre el párrafo 3 y 5 resumí una carrera meteórica que debo reconocer con unos aplausos aunque no sea fanático de sus canciones; y si lo hice tan fácil, es de la misma manera en que Fernán Martinéz descubrió que un mechudo, paisa, metalero, podría ser un rock star sin haber siquiera seguido el modelo de conducta, ni el camino de espinas, de verdaderas “joyitas rockeras” como Ozzy Osbourne o Keith Richards.

De Fernán, me tocaría escribir otro blog y quizá uno tan grande como el que se le rinde a un buen negociante o al genio que le vendió al Real Madrid a Edwin Congo; por eso lo que me atañe aquí es… ¿Y en donde se quedó la música? , ¿Acaso nunca salió de una cochera sucia de medallo y lo único que prosperó, fue un cuerpo sin alma?…

Si yo hubiera tocado con Juanes en Ekhymosis y veo a este señor diciendo “Uyyy que pena aquellas épocas de mis inicios, eran otros tiempos bla,bla,bla” tal vez buscaría a los de la moto a que le hicieran una visita, porque a lo mejor esos pésimos acordes del inicio y unos sonidos no tan profesionales en interminables un,dos,tres, cua! de ensayos sin aparente futuro, podrían conllevar mas corazón y más música de la que podría ofrecerme una obra maestra terminada.

Por eso, aunque nadie desconoce el profesionalismo y la calidad desde el punto de vista técnico de sus discos; a Fernán (ni siquiera al ex-mechudo, ex-metalero) se le ocurrió que ese corazón perdido se puede encontrar en las miserias de la gente (Ni siquiera de sus fans!!!), en las atrocidades del mundo que busca (¿realmente lo hace?) un salvador.

Pero así como hay quienes nacen con estrella y otros estrellados; uno pude diferenciar claramente entre Broadway y La Castellana o Maradona y Riquelme; es así como otro muchacho irlandés con muchísimos menos problemas y con una carrera un poco más prolífica, evadió el tema de la guerra religiosa de su país, para destrozar década tras década los récords de ventas de discos, hasta tal punto de pensar,” es que ya hay que hacer otra cosa!!!”…”Ummmm ayudar a la gente sería una buena idea”.

De buenas intenciones esta lleno el mundo y eso no esta mal, pero cuando a Juanes (perdón, a Fernán) le dió por parecerse a Bono, algo se rompió; debo presumir que lo que trono a lo lejos, fue la primera guitarra que tuvo aquel muchacho ex-metalero de Medellín. Sí… la música se convirtió en excusa y no en esencia.

Bono esta por encima del bien y del mal y sus intentos altruistas de pagar la deuda externa del mundo fueron ideas de hace muchos años, aunque él insista en colaborar desde otros ámbitos a la humanidad. Juanes quiso retomarle y en sí la idea no es mala, por obligación estuve en el primer Concierto Por La Paz y bueno… por lo menos arreglaron un puente y limpiaron un pedazo de ciudad desecho desde hace medio siglo, gracias a él.

Pero con todo este “bollo” de Cuba, vi hace algunos días una imagen demacrada y asustada del que podría ser perfectamente “El Bono” latinoamericano. Debe pensar en qué momento se metió en tremendo lió y que si razona con frialdad, verá que tanto los cubanos exiliados como los súbditos de Fidel tienen la razón.

Hasta Ceriani (un arlequín del periodismo argentino, con costumbres afeminadas residente en Miami) le va hacer contra parte al Concierto de la Paz; el poeta incoherente de Arjona alegó su derecho a la seriedad profesional, para poder hacer lo que finalmente le pagan por hacer, que es cantar y no se siente cómodo ante el ambiente que generó el colombiano, previo a un concierto que quería realizar “el hombre que le quita los pelos a las botellas”.

El “fundamentalismo” ideológico de los exiliados o la labia retorica de los cubanos razos como Silvio Rodriguez no está en discusión, pues eso es tan bizantino como la paradoja del huevo y la gallina; siempre va a haber un si y un no. Aqui lo que se discute es la camisa de once varas que se puso el “se canta en español”.

Es que cuando sales a cantar en frente de Metallica una cancion tan “mariposa” como “Its time to change…” cuando quiseras escupir cabezas de pollos ( cuando y quien sabe a lo mejor lo hizo en frente de Ekhymosis); es por que definitivamente te metiste en un libreto que no es el tuyo.

Por mi que cante, que canten todos los que lo quieren acompañar, que canten hasta los locos que siguen a Ceriani desde Miami, la música nunca le ha hecho daño a nadie y lo mas importante es que la gente se divierta. Pero cuando Juanes este dando el “ssssonido, sonido” en ese momento sabrá que los zapatos de Bono son inmensamente grandes y que quizá nunca como antes, preferiría estar afinando una guitarra “picha” en un garaje maloliente de Medelliín, practicando para los “parces”, volviendo a lo que si es importante… La esencia, la música en su más puro nivel, así sea amateur.

0 0 578 28 agosto, 2009 Blogs agosto 28, 2009

Comenta y Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Populares

Relacionados