Pingüinos Contra Mortales
Pingüinos Contra Mortales
Posted by

Pingüinos Contra Mortales

4-0, no hay resultado tan lapidario que me obligue a dar un análisis cuerdo de lo que sucedió entre Argentina y Alemania en el mundial, por la definición de los cuartos de final; el análisis para mí acaba en eso, en dos fríos números que como imagen valen más que mil palabras.

Podría como muchos detenerme en la parte técnica y táctica de Argentina para explicar esta debacle pero ¿para qué?, ¿con que objetivo?, ¿a veces el periodista no se da cuenta que también somos hinchas?; es simple, por más que podamos explicar el resultado , el antes y el después eso no matará el dolor, por lo menos no esta vez ya que no era un partido cualquiera, por lo tanto mi análisis quiere irse para otro lado.

Siempre he sido un defensor acérrimo de Messi y quiero seguir creyendo que lo suyo pasa por la mala suerte y por la inconexión que existe con un equipo, si esto fuera tenis le estaría dando sopa y seco a Nadal y Federer, pero aquí son 11… nada que hacer.

Pero algo vi en los juegos de Uruguay y Paraguay que me hizo recular un poco en mis conceptos; no quiero destruirlo más aún cuando todavía estoy cegado por la desazón y la furia, pero si hipotéticamente tuviera unos minutos para charlar con él le relataría esta columna en la cara.

En Argentina un “pingüino” no es la decoración de Ushuaia es aquel hincha o jugador que pareciera “desalmado”, “desangelado”, “zombie” en el argot criollo, el que refleja la frase: “tiene más sangre un calao que ese tipo”.
La gente (todavía no lo he dicho yo) ya empezó a enrostrarle este mote a Messi de manera un poco cruel y debo decir que tienen en parte razón porque explicar que no hizo goles, que no se echó el equipo al hombro, que no lució, que no transmitió dentro del grupo, que pasó inadvertido y desapercibido en grandes porciones de los juegos, es casi imposible de negar.

Tratando de alejarme del sentimiento hacia “la pulga” y de la crueldad de sus detractores encontré la garra charrúa y el orden guaraní, me di cuenta que cuando escasean las ideas aparece el corazón y la razón. Uruguay con amor y Paraguay con cerebro jugaron par de partidazos y ambos están plagados de figuras sin renombre altisonante.

En mi charla hipotética con Messi sin ser agresivo le diría: Tirate al piso no importa que al balón no llegues, corre sin sentido aún cuando no vaya la jugada por tu sector, salta en contra de un defensor que te supere en peso y estatura, conviértete en 5 para ayudarle a Mascherano así sea en una jugada, sonríe a las cámaras y a los fans y mira recio a tus rivales, grita y gesticula ampulosamente aún cuando no haya pasado nada, levántate de algunos fouls inmediatamente y dale la mano al contrario que te pegó, vé a las conferencias de prensa más seguido y reta a los rivales… grita!!!, corre!!!, pelea!!!.

Mucho de lo anterior puede carecer de sentido e incluso rozar con lo antideportivo, pero el estilo europeo de Messi mató algo que tenemos los sudamericanos, que no es sólo el talento, es: El alma de potrero… El potrero que tuvo Diego es el gran abismo que diferencia al nuevo crack del D10s, por eso aunque la irresponsabilidad de “El D.T” (bien entrecomillado!!!) es evidente en la eliminación, 20 mil personas fueron a recibirlo a Eseiza, me atrevo a decir que el 80% quería ver al “bojote ermitaño” y no a la selección de estrellas, ni siquiera a Messi.

Cuando Paraguay peleaba por cada pelota, cuando Uruguay jugaba un inhumano suplementario arrastrando las piernas, recordaba a Messi durante todo el mundial haciendo mala cara, estático, corriendo y evidentemente siendo fouleado, pero ¿quién puso el picante?, ¿él?, No, fue Diego el que lo defendía como si fuera su papa con declaraciones por mas desatinadas y de manera quejumbrosa, pero ahí está la diferencia entre quien conoce los gajes del potrero y quien para graduarse como mejor del planeta tiene que levantar la Copa Mundo Fifa , no mil Champions , así se las gane por mérito.

Tampoco se trata de volverlo todo un show ni hacer apología a los “Bedoyas”, “Los Aristis” y toda esa corriente mañosa de las Libertadores antiguas, es simplemente que el hincha ve con el corazón lo que el periodista ve con la cabeza y Messi llegó a un punto en que parece no importarle ninguna de las dos visiones.

Triste sombra del mundial con apenas chispazos de juego, Messi no se puede quedar en “La falta de equipo y juego en conjunto”, debe poner de sí para aunque sea de manera “potreril”, la gente vea que le interesa este cuento y no sólo jugar con el Barcelona, está muy joven y tiene mucho tiempo por delante, pero que por favor no lo desperdicie porque en este que era el verdadero examen se rajó.

Conjuntamente a esta penuria, figuras como Tevez que entienden de la palabra “huevo” tienen ganado al público y puedo apostar que no es sólo por sus goles sino por su forma de comportarse ante el público y en la cancha; por eso mismo aunque el 4-0 fue lapidario “la albiceleste” fue recibida con honores aunque muchos pensaron que llegar sin la copa sería un fracaso.

La Argentina se enfrenta en un partido interno entre los pingüinos y los mortales que hicieron lo que pudieron, no porque cada jugador represente un bando, sino porque cada uno de los jugadores incluyendo el cuerpo técnico tiene algo de ambos dentro de sus cuerpos.

Algunos podrán decir que los jugadores corrieron y como grupo estuvieron unidos todo el mundial y que por lo tanto no podrían llamarse como no comprometidos con la causa, pero aparte de la orientación del juego y que eso merecería otra columna totalmente aparte incluyendo si Maradona debe o no continuar, el compromiso aparte de la “lucha” y de la “frialdad” específica del caso Messi, debe darse en LA MENTE, en que se puede lograr el objetivo y que hay material para hacerlo… los charrúas en este mundial se inscribieron en la historia y tal vez sólo con ese compromiso.

0 Comentarios desactivados en Pingüinos Contra Mortales 429 04 julio, 2010 Blogs julio 4, 2010

Comenta y Comparte

Populares

Relacionados